Es la puerta del verano, la llegada de las golondrinas, empieza a oler a vacaciones, es el inicio de un montón de días de buen tiempo sin interrupción, es la playa, los helados, las sandalias, los primeros bronceados y los mosquitos. El solsticio de verano es todo esto y mucho más, es el inicio de la época más optimista del año y por eso hay que celebrarlo.

Nuestra tradición marca hacerlo con el fuego como protagonista y como elemento purificador. Durante la verbena de San Juan, la noche que va del 23 al 24 de junio, se encienden hogueras y se tiran petardos para dar la bienvenida al sol y al alargamiento del día.

Como todas nuestras fiestas populares también nos reunimos alrededor de la mesa con nuestros amigos y familiares para beber y comer. La coca de San Juan es el manjar estrella de la noche, la más habitual de brioix y fruta confitada, pero también de brioix y crema y de chicharrones.

En nuestra pastelería tendremos cocas tradicionales con brioix bien esponjoso y la fruta confitada más sabrosa pero, como siempre, hemos querido añadir un toque diferente a los clásicos con una coca de té verde y refrescante yuzu (un cítrico japonés). Probadla, os sorprenderá la combinación de ingredientes tan lejanos y tan cercanos!

Antes hemos dicho que la verbena de San Juan es una fiesta con el fuego como elemento central y por eso este año hemos añadido un complemento a nuestros dulces. Las 100 primeras cocas recibirán un lote de bengalas para disfrutar aún más de la noche!

También os queremos recordar nuestro horario durante estos dos días. El día 23 de junio (verbena) abriremos de 8 a 21 h mientras que el 24 de junio (día de San Juan) lo haremos como un día festivo, de 8 a 15.30 h.

Feliz verbena, bienvenido verano!

Comment