Si pensáis en el té matcha seguramente os viene a la cabeza su característico color verde intenso, una textura harinosa y un curioso gusto amargo. Extraño en los paladares occidentales, es seguramente el ingrediente más significativo de la historia y la cultura japonesa tradicional. El té matcha es tan importante en el Japón que el hecho de tomarlo tiene categoría de ritual. Influenciado por el budismo zen, la ceremonia del té puede ser estudiada durante toda la vida de una persona, igual que otras disciplinas (o caminos de vida) como la caligrafia (Shodo) o la decoración floral (Ikebana). 

No es casualidad que sea venerado de este modo, el matcha tiene multitud de propiedades beneficiosas para el organismo. Se obtiene de la hoja entera del té verde después de diferentes procesos de cultivo, recolección y secado. Desmenuzado en polvo toma su color tan característico, de hecho, matcha significa literalmente "té en polvo". El hecho de usar la hoja entera para su elaboración hace que su valor nutricional se multiplique, tanto que una taza de té matcha equivale a 10 tazas de té verde. Otra diferencia significativa es que el verde se infusiona, mientras que el polvo de matcha se añade al agua caliente y así se conservan mejor sus propiedades.

Té verde frío

Té verde frío

Té matcha

Té matcha

Batido de té verde

Batido de té verde

En Ochiai queremos ir más allá de la tradicional bebida caliente y tenemos muchas versiones del té matcha. En invierno lo podéis pedir en capuccino o en matcha latte (nuestra interpretación del chai latte) y en verano en batido o simplemente en frío.

"Y no nos explicaréis sus propiedades casi milagrosas?" - os estaréis preguntando. Está claro que sí, de pe a pa. El té matcha es un drenante natural que nos ayuda a depurar nuestro organismo y combatir los excesos de colesterol y triglicéridos. Contiene minerales como el zinc, el selenio, el magnesio o el cromo que actúan como antioxidantes y refuerzan nuestras defensas. También es rico en L-teanina, una aminoácido que potencia la concentración y la memoria. Además, a diferencia otros productos estimulantes como el café, el matcha nos aporta energía pero sin aumentar la tensión arterial ni el ritmo cardíaco.

En nuestra pastelería es presente en todas partes. Obviamente en el wagashi, dentro de la Kastera o en los Mochis pero también en dulces más innovadores como el delicioso Mousse de té verde y frambuesas, la magdalena rellena de matcha o el Swiss roll. Incluso somos capaces de convertir al té matcha pasteles icónicos como la selva negra, para nosotros sigue siendo selva pero se convierte en verde.

Kastera

Kastera

Magdalena de té verde

Magdalena de té verde

Mousse de té verde y frambuesas

Mousse de té verde y frambuesas

Selva verde

Selva verde

En el Japón el té matcha es una tradición milenaria y al parecer en los Estados Unidos es la última tendencia. Muchas celebrities han cambiado el café por él y lo consideran el nuevo elixir de belleza, la red social Instagram se ha llenado de tazas de verde matcha y en Nueva York no paran de surgir negocios relacionados con esta maravillosa bebida. Nosotros ya hace treinta años que conocemos todos sus secretos, venid a comprobarlo!

1 Comment